viernes, 8 de octubre de 2010

Para no dar puntada sin hilo: Amegilla canifrons, Anthophoridae.

Como ya no está uno en edad de dar puntada sin hilo – creo que me he pasado dándolas en mis anteriores vidas- , de este antofórido muerto que recogí en Las Cuevas de Artenara me sorprendió su enorme aparato bucal y esa lengua rasposa al final y se lo reenvíe a Paco La Roche por ver de su determinación.
A pesar de estar liado hasta la médula con una nueva asignatura – y me imagino que con el Plan Bolonia dando el coñazo espero que para bien- ha tenido tiempo para contestar y culturizar mis escasos conocimientos entomológicos.

“Tu foto es casi seguro Amegilla canifrons (los machos tienen el clípeo amarillo y las hembras oscuro a negro).
La de la foto del blog q me enviaste es una hembra.


(Imagen obtenida por Juan Ramón, ver más imágenes en su blog
http:// elcoleccionistadeinstantes.blogspot.com)

La otra Amegilla en Gran Canaria es A. quadrifasciata que tiene la pilosidad del tórax por lo general canelo a ferruginoso pero a veces (muy raro) gris y entonces hay que mirar al bicho bajo la lupa para estar seguro.
La primera es endémica y la otra nativa.
A. canifrons es relativamente fácil de diferenciar de la Anthophora alluaudi (la mas común) por lo nítidos que son las franjas de pilosidad del abdomen. Tengo la impresión que Anthofora tiene un vuelo más rápido.”


Hojeando por la red encontré la Guía de La Hoya del Gamonal y Camaretas, (ver pág. 46) publicada en 1987 y donde ya el entomólogo M. A. Peña hacia una pequeña descripción de este antofórido que posiblemente reconocimos en alguna de las excursiones que realizamos en aquel 1er. Curso de la Naturaleza, organizado por ASCAN y el GUM, a través de ese hermoso paraje.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Compartir